"Un melodrama barato sin adjetivos" | Relato | RqR Escritores


Más o menos a media caída –cómo medir con exactitud semejante punto en movimiento- fui consciente de que esa no era forma de suicidarme. Un escritor que se precie como tal está obligado a dejar una carta dirigida al señor Juez o al socorrido 'A quien corresponda' impecablemente redactada, clara, breve, sincera, directa, sin adjetivos. Un narrador de verdad, de raza lo calificaban antes, habría de vetarse los adjetivos en cualquier situación y más aún cuando le vayan a leer a título póstumo, entre lágrimas o jolgorios, compungidos o aliviados.

SEGUIR LEYENDO >>

"La investigación" | Reseña literaria | RqR Escritores en Trabalibros


 Reseña publicada en Trabalibros el 30/10/2019

Esta obra pretendidamente contemporánea del francés Philippe Claudel demuestra al menos dos cosas. Que su autor es muy valiente revisitando sin pudor las de Kafka, sobre todo "El castillo" y "El proceso"; y que el escritor checo fue no solo un gigante de la literatura, también un visionario portentoso, moderno y distópico. Cada una de sus amargas reflexiones sociales y frustraciones personales se pueden reconocer en las de su colega de oficio sin perder un ápice de vigencia ni de desoladora verosimilitud a pesar del tono fabulador. El lector saltaría de una a otras sin apenas percibir cambios en las dinámicas e inercias de las organizaciones (llámense Estado, corporaciones o turbamultas populares) ni las mejoras que el progreso –ese registro de fracasos y tiranías a evitar- supuestamente habría incorporado en el trato que el hombre profesa al hombre mientras el lobo se frota las pezuñas.

SEGUIR LEYENDO >>

La rueda | Relato | Yipeich


Tenía el sueño ligero y los sueños por definir. Su insomnio despertaba cada noche con el pitido del tren de la cercana estación, a las diez y cuarto. Y se prolongaba durante varias horas por el pesado rodar de los camiones bajo su ventana. No era un sonido agresivo sino algo cercano a una repetida nana, que lo mecía en un duermevela acogedor. Lo abrazaba en pequeños intervalos en donde su cordura se preguntaba qué llevarían los remolques, adónde irían, pero sobre todo se dejaba llevar, viéndose en la cabina del conductor.

SEGUIR LEYENDO >>

  


RqR Escritores Facebook
rqrescritores@gmail.comColaboramos en